jueves, 29 de septiembre de 2022

1º Bac: 1.2.2. ¿Buscadores o coleccionistas?+ 1.2.3. Termómetro de sentido: Pág 12, 1+ 13, 2.

 Quien busca señales tiene que aferrarse a la confianza, porque las señales son escurridizas, aparecen y desaparecen sin un orden establecido. Sin embargo, quien colecciona seguridades se agarra a ellas porque dedica el tiempo a ordenar remedios y reglas para que la vida sea menos complicada.

 La vida del coleccionista de seguridades es mucho más fácil porque sus señales están catalogadas y guardadas. Siempre tiene un lugar donde encontrarlas. 

El buscador de señales, sin embargo, vive su vida a la intemperie, con la inseguridad constante de que el tiempo puede cambiar. De esta manera, corre el riesgo de quedarse varado en cualquier lugar sin saber volver a casa. 

Mientras el coleccionista de seguridades está resguardado de los cambios, el buscador de señales se encuentra constantemente expuesto a la tempestad. Hay tantas maneras de dar señales de vida como personas que existen. 

Las señales no son más que indicadores de una meta. Lo importante, sin duda, es saberlas interpretar y desentrañar para que se produzca el encuentro. No importan, por tanto, las vueltas, las idas y venidas en el camino, sino el fin que se quiere conseguir. 

Buscar el sentido de la vida tiene ese mismo significado. Buscamos señales a lo largo de nuestra vida. Ahora, quizás, nos tengamos que preguntar qué somos: ¿buscadores de señales o coleccionistas de seguridades?  

          Actividades

1 A partir de la distinción entre buscadores y coleccionistas, individualmente o en pareja, analiza las diferencias entre una y otra actitud ante la vida. Copia el siguiente gráfico y ordena tus ideas. 

COLECCIONISTAS

BUSCADORES

¿En qué se parecen?¿En qué se diferencian?

En cuanto a 

PATRONES DE SEMEJANZAS Y DIFERENCIAS SIGNIFICATIVOS

CONCLUSIÓN O INTERPRETACIÓN

  1.2.3. Termómetro de sentido

¿Cuáles son las señales de sentido que ayudan a conocernos más profundamente y que nos abren a los demás?

 ❯ Primera señal: la libertad personalLa primera señal es la autoconciencia y la vivencia de la libertad personal, una libertad que vivimos de forma gradual porque somos conscientes de que la vida se realiza paso a paso. Día a día, tenemos que tomar decisiones, enfrentarnos a conflictos y descubrir caminos. Hay que saber muy bien cuidar la propia libertad porque la podemos perder en muchas ocasiones.  

❯ Segunda señal: el reconocimiento de los otrosLa segunda señal nace de la conciencia personal y se basa en el reconocimiento de los otros. Vivimos en sociedad y, por tanto, no podemos dejar a un lado a los demás. Necesitamos relacionarnos con los otros a través de la amistad, el trabajo, el ocio, la cultura, el amor y la solidaridad. Estas relaciones pueden ser fuente de conflic-tos y dificultades, pero es necesario que las integremos en nuestra propia vida como algo natural.  

❯ Tercera señal: el encuentro del sentidoLa tercera señal es la capacidad de poder hacer una lectura global y con sentido de la realidad. Debemos ser conscientes de que todos los acontecimientos, vivencias, relaciones y situaciones no pasan porque sí, sino que tienen un sentido, tienen un porqué y un para qué, aunque a veces nos parezcan hechos inconexos.

«La libertad, Sancho, es uno de los más preciosos do-nes que a los hombres dieron los cielos», Don Quijote de la Mancha, Miguel de Cervantes.

2 Reflexiona.

 ¿Cuáles son tus señales? ¿Cómo orientas el sentido de tu vida? Ayúdate con las siguientes preguntas.  

 •   ¿Qué le da sentido a tu vida en el día a día? ¿Cuál es tu mejor momento de la jornada? 

•  ¿Cómo actúa la libertad en la búsqueda de sentido? ¿Tu rela-ción con los demás afecta al sentido de lo que vives?

•  ¿Cómo te imaginas en el futuro? ¿Qué dará sentido a tu  vida?

 

lunes, 26 de septiembre de 2022

3º eso: U.1: pág 12: Actúo, practico y me comprometo - El valor y virtud del autoconocimiento

  El valor y virtud del autoconocimiento es el hábito de reflexionar sobre los propios deseos, sentimientos y comportamientos para así conocerse mejor.

 Para lograrlo, es necesario observarse, dedicar tiempo a estar en silencio y meditar sobre la propia vida y forma de ser; descubrir las cualidades y defec-tos personales… 

La persona que se conoce a sí misma se acepta y cambia, se supera y desarrolla su autoestima, se comunica bien y es más feliz con Dios, con los demás, consigo misma y con la creación.   

 1  Lee en clase y en voz alta los textos anteriores. Léelos tranquilamente, con voz clara y entonación. Párate y respira en los puntos y en las comas. ¡Comprende lo que lees!

2 Dialoga con tu clase: 

a) ¿Para qué te ha servido leer en voz alta y en grupo? 

b) ¿Qué enseñanza o conclusión has extraído de los textos? 

c) ¿Qué opinas de conocerte a ti mismo? ¿Por qué?

d) ¿Qué respondería la gente si le preguntarás sobre ti: «¿Quién soy yo?»? Y tú, ¿qué responderías a la misma pregunta? 

3 Completa con un compromiso y un ejemplo que puedas realizar. Jesús pregunta: ¿Quién soy yo?

Jesús, llamado también «el Hijo del hombre», diferencia las falsas res-puestas de la gente sobre Él de la verdadera respuesta de Pedro, basada en el conocimiento de su persona y misterio: «Jesús preguntó a sus dis-cípulos: “¿Quién dice la gente que es el Hijo del hombre?”. Ellos contes-taron: “Unos, que Juan el Bautista; otros, que Elías; otros, que Jeremías o uno de los profetas”. Él les preguntó: “Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?”. Simón Pedro tomó la palabra y dijo: “Tú eres el Mesías, el Hijo del Dios vivo”.  Jesús le respondió: “¡Bienaventurado tú, Simón, hijo de Jonás!, porque eso no te lo ha revelado ni la carne ni la sangre, sino mi Padre, que está en los cielos”» (Mt 16, 13-17). 

 Pasos para desarrollar tu autoconocimiento 

¿Qué compromiso puedes realizar?

¿Con quién, cuándo  y dónde lo realizarás?

¿A quién y a qué ayuda tu compromiso?

Preguntar  cómo soy yo para conocerme mejor

Con mi madre, 

 la tarde del sábado y en casa 

A mi madre  y a mí;

 a conocernos y querernos

4 Contesta de forma sincera y por escrito el siguiente cuestionario. Solo tú conocerás las respuestas. Al terminar, elige a un compañero o compañera y dialogad sobre las preguntas que elijáis entre ambos: 

1.  ¿Cuál es tu mayor deseo que te gustaría conseguir? 

 2.  ¿Qué es lo primero que cambiarías en tu vida?  

3. ¿Qué le gusta más a los demás de ti? 

 4. ¿Quién es la persona que más amas en este mundo? 

 5. ¿Cuáles son tu mayor cualidad y tu mayor defecto? 

 6. ¿Qué haces para desarrollar tu interioridad y tu relación con Dios? 

 7.  ¿Haces lo que quieres, o haces lo que te dicen? 

 8. ¿Qué persona u objeto te llevarías a una isla desierta? 

  9. ¿Qué tiempo dedicas a la semana a estar en silencio y hablar conti-go mismo? 

10. ¿Qué es lo que sabes hacer mejor y diferente de los demás? 

11.  ¿Qué valoras y te gusta más de las personas?

 12. ¿Qué haces para conocerte mejor, cambiar y mejorar tu forma de ser?

 13. ¿En qué momento de tu vida te has sentido más vivo y feliz?

14. ¿Hablas con Jesús de Nazaret para conocerte más y mejor?

jueves, 22 de septiembre de 2022

1º Bac: Unidad 1.1. Calquera viaxe é unha odisea, páx 10, 1 a 4

 Nuestro mundo se ha transformado en un gran catálogo de viajes, sobre todo para los que vivimos en un país desarrollado. Un catálogo de tal envergadura, que parece que no existe sitio en la tierra que no haya sido pisado por el ser humano. 

Como apunta el escritor Lawrence Osborne, en El turista desnudo (Gatopardo Ediciones): «El problema del viajero actual es que no le quedan destinos». 

Junto con esa falta de destinos, el viaje ha sufrido una excesiva planificación que no deja espacio al descubrimiento porque todo está catalogado y estandarizado en cómodos paquetes con los que el viajero se convierte en un espectador pasivo. Pero en la actualidad no solo existen viajes turísticos de los que disfrutamos para conocer el mundo, sino también miles de personas inician un viaje existencial empujados por la pobreza, la guerra y el cambio climático. 

Son los viajeros forzosos que dejan la tierra y el hogar en busca de un futuro. Hombres y mujeres que recorren miles de kilómetros escapando de situaciones que les impiden vivir en paz en sus países; refugiados e inmigrantes que, desde el sur hasta el norte, desde el este hasta el oeste, realizan un viaje de supervivencia y buscan un espacio para poder vivir con dignidad.


En el camino vamos cumpliendo años. Quizás aún no hemos viajado por nuestra cuenta, pero lo deseamos. Debemos saber que el trayecto lleva consigo peligros y preguntas, recuerdos y nostalgia. A veces, no entenderemos por qué ocurren determinadas cosas; otras, las razones por las que echamos de menos a algunas personas. Incluso, en los momentos de cansancio, cuando no podamos más, quizás tiremos la toalla o tengamos miedo ante los peligros.

 Todas estas reacciones son humanas y parten de lo más profundo de nuestro ser. Son las preguntas esenciales que todos nos hacemos en algún momento de la vida: ¿quién soy?, ¿por qué existo?, ¿hay vida después de la muerte?, ¿cuál es el sentido último de la vida? ¿Podemos responder a todas estas preguntas? De una vez, claro que no. Quizás necesitemos tiempo y muchas experiencias en nuestro viaje para poder conseguirlo.

El ser humano posee la capacidad de ir más allá de sí mismo para intentar res-ponder al sentido de la vida. Esta cualidad innata se denomina trascendencia. Gracias a ella, la persona es capaz de romper barreras y buscar aquello que está más allá de los límites de su conocimiento. Esta exploración esconde un deseo primordial y profundo: la búsqueda de la felicidad.

 1 ¿Eres consciente de esta realidad demográfica? 

2 ¿Cómo crees que afecta a nuestro país? Busca algunas referencias estadísticas para justificar tu respuesta. 

3 ¿Cómo te afecta a ti de manera cercana?

 4 ¿Cómo crees que puede solucionarse este problema? 


REFLEXIONA

INSTANTES DE CINE: Love Actually

https://www.youtube.com/watch?v=feeP7GAHVC0


La película comienza en una sala de espera de llegadas del aeropuerto de Heathrow (Londres), un lugar propicio donde encontrar esas expresiones del amor que se desarrollarán a lo largo de todo el fime. 

Los aeropuertos son lugares de tránsito y de encuentro, el espacio de idas y venidas por antonomasia en la sociedad contemporánea.  Encierran en sí mismos la mejor metáfora de la vida, posibilitan la salida y ayudan a volver, mientras que dejan espacio para el tránsito y la espera.

Inventa un relato que comience con la llegada de alguien de un viaje.  ¿Te parecen las terminales de los aeropuertos metáforas de la propia vida? ¿Por qué?Al estar en un aeropuerto, ¿has sido consciente de la reflexión que plantea esta película? 


miércoles, 21 de septiembre de 2022

1º eso: 1.1 Valoro e interpreto desde la cultura y el cristianismo, pág 11s, 1 y 2.


Observa  y resume en inglés

Observa en la página siguiente e indica qué imagen representa un camino personal y cuál  un cami-no cristiano para encontrarse con Dios. 

Después, recita en inglés la frase de Santa Teresa de Jesús (1515-1582), mística y escritora es-pañola:

 «Queda la sensación de que Dios también está en el viaje con no-sotros».

 Whe have the feeling that God is always on our journey with us.

 Dios en la realidad y en la vida cotidiana  

La realidad de la vida es un signo o expresión del misterio de Dios y un me-dio para conocerlo. 

  ¿Qué es la realidad?  La realidad es todo lo que existe en el mundo: la naturaleza, las personas, así como los sentimientos, las circunstancias y los acontecimientos que estas viven. Es sinónimo de vida, de experiencia personal...

 Lo contrario es la realidad virtual; por ejemplo, la que se vive a través de los videojuegos.   Así enseña la importancia de la realidad el papa Francisco: «La realidad es más importante que la idea. Entre las dos se debe instaurar un diálogo cons-tante, evitando que la idea termine separándose de la realidad. […] La realidad es superior a la idea» (Exhortación Apostólica Evangelii gaudium —El anun-cio del Evangelio—, 2013, n.º 231).

 «Nos hemos empachado de conexiones y hemos perdido el sabor de la fraternidad. […] Presos de la virtualidad, hemos perdido el gusto y el sabor de la realidad» (Macedonia, 7 de mayo de 2019).¿Cuál es el origen del mundo y de la realidad? Para los cristianos, la realidad es un regalo de Dios. Él es el origen de toda su Creación: las personas, la naturaleza, el universo, nuestra vida diaria…

 La realidad es fruto del gran amor que Dios siente por las personas. Él está presente y actúa en nuestra vida cotidiana, en nuestras experiencias personales y en las situaciones imprevistas que nos ocurren, un enamoramiento o un accidente. Lo invisible de Dios, su eterno poder y su divinidad son perceptibles para la inteligencia a partir de la creación del mundo a través de sus obras» (Rom 1, 19-20).

¿Está presente Dios en los acontecimientos? 

 Dios es el Creador de todo lo que existe, y está siempre presente en la his-toria y en los acontecimientos cotidianos, no solamente en los momentos de oración o cuando se participa de los sacramentos. Dios también está en el interior de cada persona y en cada experiencia de su vida, buena o mala. Y ello para que las personas se encuentren con Él, se amen, sean felices y se salven. Así lo enseña la Biblia:

• «Señor, tú me sondeas y me conoces. Me conoces cuando me siento o me levanto; de lejos penetras mis pensamientos; distingues mi camino y mi descanso; todas mis sendas te son familiares. No ha llegado la palabra a mi lengua, y ya, Señor, te la sabes toda. […] Tú has creado mis entrañas, me has tejido en el seno materno. Te doy gracias porque me has plasmado portentosamente, porque son admirables tus obras: mi alma lo reconoce agradecida» (Sal 139, 2-4 y 13-14). 

• Dios «no está lejos de ninguno de nosotros, pues en Él vivimos, nos movemos y existimos» (Hech 17, 27-28). 

¿Cómo descubrir a Dios en la realidad?

 A Dios se le puede descubrir y conocer en la realidad por varios caminos. Los más importantes son:• Los caminos personales. Son las actitudes y los recursos que tienen los seres humanos para descubrir a Dios por ellos mismos. Algunos ejemplos: dedicar tiempo a estar en silencio para conocerse, pensar y sentir a Dios en nuestro interior; admirar la belleza de la naturaleza para descubrir que Dios es el Creador y origen de la vida; descubrir el amor de Dios en el amor de la familia y los amigos; utilizar la razón para buscarlo…«La razón humana puede conocer a Dios con certeza. El mundo no puede tener su origen y su meta en sí mismo.

 En todo lo que existe hay más de lo que se ve. El orden, la belleza y la evolución del mundo señalan más allá de sí mismas, en dirección a Dios. […] Quien sigue esta pista razonablemente encuentra a Dios» (YOUCAT para jóvenes, n.º 4). 

• Los caminos de las religiones. 

Además de los caminos personales, el cris-tianismo propone los siguientes para encontrarse con Dios de una forma más completa: leer la Biblia como Palabra de Dios; profesar la fe cristiana, por ejemplo, rezando el Credo; celebrar la fe cristiana, por ejemplo, participando de los sacramentos; practicar la fe cristiana, por ejemplo, realizan-do el Mandamiento del Amor de Jesús… 

1  Lee cada apartado y completa en tu cuaderno estas frases:

a) La realidad es…

b) El origen del mundo y de la realidad es…

c)  Dios está presente en los siguientes aconteci-mientos:…

d) Los caminos para descubrir a Dios en la reali-dad son…

e)  Esta actividad me ha servido para…

 2 Aplica y dialoga con tu clase: 

a) ¿En qué sucesos imprevistos que conoces o te han ocurrido has visto que la realidad viene dada y no se puede controlar?

 b) ¿En qué sucesos y situaciones de tu vida has comprobado que la realidad es un regalo de Dios? c)  ¿Con qué argumento o ejemplo explicarías el origen del mundo y la realidad como fruto del amor de Dios?  

viernes, 16 de septiembre de 2022

1º eso : 1.1: Valoro e interpreto desde a cultura e o cristianismo

 


 1 Valoro e interpreto desde  la cultura y el cristianismo

Observa  y resume en inglés

¿Qué promete Jesús a quien busca a Dios?

 Ask and it will be given to you, seek and you will find, knock and it will be opened to you; because everyone who asks receives, who seeks finds and who calls opens (Mt 7, 7-8).  

La persona busca y desea la felicidad  y la plenitud  

El ser humano busca y desea la felicidad y la plenitud en su vida. Este es su mayor deseo: vivir plenamente, eternamente y en completa felicidad.

¿Qué es el deseo humano?  El deseo humano es la ilusión y la intensidad con que la persona quiere dis-frutar o conseguir algo: una meta, una relación…; por ejemplo, el deseo de viajar. Los deseos están relacionados con las necesidades humanas

. Cada deseo es la manera en que se expresa la voluntad para satisfacer una ne-cesidad.

 El deseo y la necesidad de comer; de tener un lugar donde vivir; de amar y ser amado; de encontrarse con Dios… Los deseos están condi-cionados por las características de cada persona, las influencias familiares, sociales, publicitarias… ¿Son todos los deseos iguales de buenos?  Las personas tienen diferentes tipos de deseos: materiales, como desear tener mucho dinero; psicológicos, como desear ser aceptado por los demás; espirituales y religiosos, como desear vivir unidos con Dios… 

Sin embargo, no todos son iguales para lograr la plenitud y la felicidad completa que bus-ca el ser humano. Algunos son negativos, porque despersonalizan, como los deseos de fanatismo, consumismo, violencia… Y otros deseos, como los que proponen las religiones, son buenos porque humanizan y completan a la persona, la acercan a Dios y ayudan a construir un mundo mejor.     ¿Qué busca y desea más el ser humano?  El deseo de infinito (que no tiene límite ni fin) y trascendencia más allá de la muerte es el mayor deseo humano. Por ello, aunque se cumplan diferen-tes deseos, como ganar dinero, ser famoso, formar una familia…, nunca se puede tener todo, y se sufren enfermedades, desilusiones, la muerte… Esto nos hace sentirnos insatisfechos e incompletos. 

Por ello, nos preguntamos: ¿Qué puede saciar verdaderamente el deseo de ser completamente felices? ¿Quién puede ayudarme a realizar mi deseo de plenitud e infinito? ¿Qué situaciones piden felicidad y plenitud?  Las situaciones que piden felicidad y plenitud son las que hacen sufrir o ale-grarse a la persona. Son circunstancias dolorosas, como vivir un accidente grave o la muerte de un familiar querido, y también circunstancias felices, como el nacimiento de un hijo o el encontrar un trabajo. Estas circunstan-cias muestran la necesidad y la exigencia que tiene el ser humano de ser feliz y vivir plenamente. Esta exigencia es más necesaria en las personas más pobres y marginadas. La solidaridad y la justicia son el camino para que sean felices y vivan la plenitud que se merecen como personas. 

  En parejas, realizad las actividades siguientes:

a) Leed cada apartado y anotad en vuestro cua-derno las dudas u opiniones que os surjan.

b) Escribid en vuestro cuaderno una breve res-puesta a cada pregunta. 

c)  Buscad una situación que muestre la exigencia y la necesidad humana de felicidad y plenitud que tienen las personas que viven esa circuns-tancia. Puede ser un ejemplo de la vida actual o una imagen de este libro (escribid la página donde aparece).

 d) Imaginad que os encontráis con el genio de la lampara maravillosa de Aladino: ¿Qué dos de-seos le pediríais que se cumplieran? ¿Por qué? 

e) Observad la pirámide de Maslow y buscad a qué escalón pertenecerián vuestros dos deseos.2 Presentamos lo trabajado. Cada pareja presenta y explica una de las actividades.3 Vemos y dialogamos sobre el videoclip «RMI Te busco» (que podemos encontrar en Internet). ¿Qué te llama la atención? ¿Qué te enseña para buscar a Dios?

La pirámide de Maslow muestra las nece-sidades humanas, de  las más básicas,  en la parte inferior, a las más importantes, en la parte superior, donde se encuentran los deseos, los ideales y los valores más pro-fundos: la fe en Dios, la trascendencia, dar la vida por los demás… 


martes, 2 de agosto de 2022

2º Bach: T.1: El árbol de la vida, p. 9, 1.


Seguramente te has preguntado alguna vez acerca de tus orígenes: cómo se conocieron tus padres, cuál fue su historia antes de que tú nacieras o cómo fue su infancia.

 Por otra parte, habrás observado ya cuáles son tus principales señas de identidad. Aquello que te define hoy se explica tanto por los parecidos que tienes con tus progenitores como por aquello que te diferencia de ellos.

 De una manera o de otra, lo que tú eres hoy, la respuesta que das a la pregunta «¿quién soy?», es el fruto de todas las relaciones e interacciones que has mantenido a la largo de tu vida con tus padres, tus amistades, tus vecinas y vecinos, en el lugar donde vives, con la cultura, la so cie-dad y la religión, con la música que escuchas, los libros que lees, y las películas y las series que ves...

 Todo eso, finalmente, responde y configura tu identidad. Vivir es una aventura apasionante, un don que se ha recibido, una llamada interior que te impulsa a seguir hacia delante, una aventura no exenta de momentos de dolor y de alegría. En la vida es importante echar raíces, forjar tu identidad y formar tu propia personalidad. La vida es un proceso en continuo crecimiento. La vida es como un árbol frondoso, el árbol de la vida.



 1PARA COMENZAR…

1 ¿Cómo se construye la identidad personal?

 2 ¿Somos capaces de tomar conciencia de nuestra vida? 

3 ¿Por qué es el amor la fuerza más importante que tenemos?

4 ¿Qué aporta la relación con los demás a un proyecto de vida? 

 5 ¿Dónde reside nuestra dignidad como personas?

1.1  La aventura de ser persona

El ser humano posee valor y dignidad por el mero hecho de ser una persona individual y única. Esto no impide que siempre estemos en proceso de construc-ción gracias a las relaciones tanto con nosotros mismos, como con los demás y con el ambiente. 

1.1. Imagen de uno mismo, autoestima y autocontrol

En primer lugar, construimos nuestra identidad personal gracias a la imagen que nos hacemos de nosotros mismos, siempre en confrontación con los demás.

 La imagen de uno mismo es fundamental para desarrollar una autoestima equili-brada. Una imagen falsa de uno mismo, una imagen distorsionada, puede hacernos creer que no somos o que no valemos nada. De la misma manera, puede provocar que nos creamos superiores a los demás o que los otros no valen nada. Imagen de uno mismo, autoestima y autocontrol son tres capacidades de los seres humanos que permiten a la persona dirigir su vida por sí misma en la toma de decisiones libres y responsables. En segundo lugar, construimos nuestra identidad personal a partir de la relación 

1 Elabora una lista con las cualidades que te definen. Ten en cuenta cuáles son las personas más importantes de tu vida y los rasgos de tu personali-dad que les debes. 

También puedes pensar en alguna situación del pasado que te haya costado superar: ¿cuáles son las cualidades que pusiste en juego en ese momento?

Ahora, en parejas, escribid una lista de cualidades de algún compañero o compañera y justificad vuestra elección. Des pués, intercambiad las listas y observa aquellas cualidades que coinciden con tu propia lista y las que tú no crees tener. 

Reflexiona sobre las diferencias y las coincidencias. Al finali-zar, intenta responder a la pregunta sobre quién eres en realidad. 

martes, 12 de julio de 2022

1º Bach: T.1: Un viaje con sentido: pág 7, 8, 9

 PARA COMENZAR…


1 ¿Es necesario tener un sentido para poder vivir?

2 ¿Desde cuándo se ha preguntado el ser humano por el sentido

de la vida?

3 ¿La humanidad ha respondido siempre de la misma manera

al sentido de su existencia?

4 Y hoy ¿nos seguimos preguntando por el sentido de nuestras vidas?

5 ¿Puede Dios dar sentido a la vida? 

Reflexiona y responde a las siguientes preguntas.

Después, comenta tus respuestas con tus compañeros y compañeras.

•    ¿Cuál es el objeto central de esta fotografía?

  • Si fuera el fotograma de una película,

¿qué imaginas que puede ocurrir a continuación?

Cuéntalo de forma breve.

•     ¿Qué título le pondrías a la historia que cuenta esta imagen

1.1: Preparamos nuestro viaje

Nos disponemos a comenzar nuestro viaje. Uno de los periplos más conocidos de la historia de la humanidad es el que se narra en la Odisea, de Homero. Su protagonista, Odiseo (Ulises para los romanos), realiza un viaje tanto físico como existencial en el que se enfrenta a innumerables desafíos y, a la vez, se descubre a sí mismo.

 El poema narra cómo Odiseo vivía feliz en Ítaca junto a Penélope, su mujer, y su hijo Telémaco, hasta que tuvo que partir para librar la guerra de Troya. Después del conflicto, emprendió el viaje de regreso, que se complicó, y el protagonista permaneció mucho tiempo fuera de su hogar. Durante el viaje, mantuvo su corazón en Ítaca, que se convierte en un símbolo de añoranza, del recuerdo constante de su familia y su felicidad.

Ulises devolviendo a Criseida a su padre, C. de Lorena, 1644 (Museo del Louvre, París).

Muchos de los personajes de la Biblia realizan viajes que los ayudan a entender el sentido de la vida y a descubrir a Dios en el camino. 

Por ejemplo, Abraham, padre de la fe, a quien Yavé invita a realizar un viaje, a salir de su tierra conocida y a comenzar un camino hacia una tierra nueva y distinta, la Tierra Prometida. 

El viaje de Abraham es fascinante porque con él comienza la historia de la Alianza de Dios con nosotros. Una historia que une la promesa y el proceso, el sentido y el camino.Abraham, Moisés, Sara, José, Débora, Ruth, Jonás, David, Elías, Job y tantos otros van formando una cadena de viajeros, elegidos por Dios como testigos de su presencia e instrumentos de salvación.

 Así llegamos a Jesús, camino, verdad y vida (cf. Jn 14, 6), peregrino por antonomasia, que nos enseña que el verdadero viaje siempre es el que nos lleva al encuentro con el Padre. 

1 Busca en la Biblia la historia de alguno de los personajes bíblicos

mencionados e intenta describir el viaje que realizaron.

2 Organiza las etapas de su viaje, tanto físico como existencial,

a través de una línea de tiempo. Puedes ilustrarla con fotografías.

lugares donde estuvo Jesús


3 ¿Qué te ha llamado más la atención del viaje realizado por el personaje?

¿Le puede enseñar algo a una persona de tu edad en la actualidad?



1º Bac: 1.2.2. ¿Buscadores o coleccionistas?+ 1.2.3. Termómetro de sentido: Pág 12, 1+ 13, 2.

 Quien busca señales tiene que aferrarse a la confianza, porque las señales son escurridizas, aparecen y desaparecen sin un orden establecido...